El corazón del mentor

por

Roger Smalling, D.min

www.espanol.visionreal.info

 

Este ensayo es el capítulo diecinueve del libro Liderazgo cristiano por el Dr. Smalling, ofrecido aquí como muestra.

 

ŃExcelentes noticias! La preparación de líderes es simple.

Pero ŃOjo! No he dicho que sea fácil. Los seres humanos son complejos, cada uno con su personalidad y pecados.

En el capítulo uno, ya descubrimos que existe una sola filosofía cristiana de liderazgo ... el liderazgo del siervo que está dispuesto a sufrir por sus seguidores y servirlos con la dignidad acorde al hombre como imagen de Dios.

Así como existe una sola filosofía bíblica de liderazgo cristiano, también hay solamente una perspectiva bíblica de preparación de líderes: La labor de mentor.

ņEn qué consiste la labor de un mentor?

Este trabajo es un proceso que involucra una relación entre el líder y el seguidor que se prepara para el liderazgo. Esta obra incorpora conceptos abstractos que siempre giran alrededor de las relaciones

Aunque el término mentor no aparece como tal en las Escrituras, sí se describen sus funciones a través de toda la Biblia. Podemos observar este proceso entre Moisés y Josué, Elías y Eliseo, Cristo y sus discípulos, Pablo con Timoteo y con sus candidatos a ancianos.

El primer principio de mentores es: La labor de mentores es relacional.

Un proceso holístico

Este trabajo es relacional y holístico, pues abarca todas las esferas humanas … cuerpo, alma y mente. Las disciplinas académicas son importantes, mas no prioritarias. Las relaciones anteceden a lo académico, en su orden específico: Primero con Dios, después con los hombres.

Cristo, por ejemplo, se mostró más interesado en lo concerniente a la relación de los discípulos con él como su SeĖor, que en lo que tuviera que ver con el ministerio o la comprensión de la ley de Moisés. Si no existe esta relación, ya estaríamos rompiendo la ley, de todas maneras, aun cuando la hayamos cumplido al pie de la letra, porque hemos ido contra el espíritu mismo de dicha ley.

Esta es la razón por la cual, en el programa de preparación de Visión R.E.A.L., la vida devocional ocupa el primer lugar. Es nuestra relación con Dios. El curso de liderazgo ocupa un segundo puesto. Es nuestra relación con los demás.

Este tipo de aproximación la vemos en las exhortaciones de Pablo al joven pastor Timoteo.  Pablo consideraba que todos los aspectos de la vida de Timoteo daban soporte a su liderazgo, por lo tanto, Pablo tomaba en cuenta todas las áreas de la vida de Timoteo.

Pablo incluso se refirió a la salud de Timoteo, dándole algunos consejos al respecto.

Porque el ejercicio corporal, para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha… 1Timoteo 4:8

Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y tus frecuentes enfermedades. 1Timoteo 5:23

La preparación de Pablo a Timoteo no refleja en nada la delimitación del pensamiento que prima en nuestra actual cultura occidental. Hoy en día, algunos podrían considerar esto como una intrusión. Pablo, en cambio, lo veía como natural el dar consejo a Timoteo en estas áreas privadas de su vida. Las razones para proceder así se las encuentra en el amor y cuidado hacia Timoteo.

El segundo principio de mentores es: La labor del mentor es holística.

ņQué del intelecto?

ņEl trabajo de mentores reemplaza a la preparación académica? ŃDe ninguna manera!

En el diagrama uno, los círculos son de diferentes diámetros, a propósito. El trabajo de mentores es lo primero y lo más importante. Lo académico es valioso, pero secundario.

ņPor qué es secundario? Si a una persona que ha sido discipulado le faltan conocimientos, se sentirá motivada a adquirirlos, incluso en forma autodidacta por medio de libros. Dios lo usará, a pesar de estos vacíos de conocimiento.

En cambio, ņqué de la persona con una docena de títulos, pero pobremente discipulado? ņQué si no tiene vida devocional o su familia está desorganizada o mantiene desacuerdos con sus colegas? Todo su conocimiento no suple esas deficiencias.

Varios mentores de la Biblia escribieron obras extensas para ser estudiadas y aprendidas por sucesivas generaciones. Moisés, Pablo y Santiago no eran anti intelectuales de ninguna forma. Eran personas brillantes que valoraban el conocimiento.

Hay que evitar las influencias que no valoran el intelecto. Tales tienden a disminuir la imagen de Dios a pesar de recalcar otros aspectos de la vida cristiana. Lo académico no es prioritario, pero sí indispensable.

El principio número tres es: La labor del mentor es inseparable de lo académico.

La caja de herramientas de un mentor

Cuando nos referimos a las relaciones en la obra de mentores, estamos hablando de dos áreas específicas en el siguiente orden: Relaciones con los colegas, como lo vimos en el capítulo dieciocho y, relaciones con las personas que ministramos.

ņQué debe exactamente hacer un mentor? ņQué métodos empleará?

Modelar E EnseĖar

Modelar: —Observe cómo lo hago. Después, haga lo mismo.

EnseĖar: —Déjeme explicar por qué hago esta obra de esta manera y no de otra. La razón de que no le salieran bien a usted las cosas de esa manera es….etc.

ņCómo trasladar la teoría a la práctica? Muchas teorías proponen ciertas respuestas. La respuesta que da la Biblia es «un mentor».

El preparador de líderes por excelencia es Cristo. El modeló cómo echar fuera demonios y sanar a los enfermos. Luego, mandó a sus discípulos que lo hicieran, y funcionó.

Hubo un día en que no pudieron echar fuera un demonio (Marcos 9:28-29). Entonces, Jesús les reveló que ese género de demonio requería otra táctica, la de la oración.

Vemos allí un excelente escenario didáctico. Primeramente, Jesús enseĖa el procedimiento básico. Luego, permite una excepción y además, modela cómo manejarla.

ņPor qué es eficaz el modelar? Porque se aprende mejor mientras más sentidos usamos. Si escuchamos algo, utilizamos solo el oído. Si lo escuchamos y lo vemos escrito, estamos utilizando el oído y la vista. Si lo escuchamos, vemos, palpamos y hablamos acerca de algo, la retención se multiplica exponencialmente.

Un ejemplo de lo dicho es la impresión tangible que Cristo hizo sobre Juan, como expresado en 1Juan 1:1:

Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida.

Elías y Eliseo tenían un estilo de ministerio tan similar, que me confundo entre ellos. ņSe tratará de una coincidencia? Lo dudo.

Elías era el mentor y Eliseo el estudiante atento. ņCómo sabemos que era atento? Porque cuando Elías fue tomado y llevado al cielo, Eliseo comenzó a actuar exactamente como Elías, con el mismo tono de autoridad.

Tener un buen mentor constituyó una gran ventaja para Eliseo, quien luego desarrolló su propio estilo posteriormente.

Sitio de charla

Escuchemos a tres seminaristas y su profesor, mientras juntos discuten el concepto de mentor. El profesor Jaime es además un respetado y exitoso pastor. Guillermo estudia para pastor y a la vez trabaja como contador. José está cursando su último semestre y es pastor de jóvenes en una iglesia local. Es un tipo atlético y serio. Sara está en su segundo aĖo y es una chica muy vivaz y graciosa. Los cuatro se encuentran en la sala de conferencias, luego de su clase con el profesor Jaime:

—ŃOye! Esto es como tratar de agarrar humo—, dice José, inclinado hacia delante.

—No me gustan las ambigüedades y toda esta idea de las relaciones me suena muy ambiguo. Si esta cuestión sobre los mentores no se me aclara pronto, creo que me marcho pronto. Lo filosófico me aburre.

Jaime comienza a dar una explicación, cuando Guillermo irrumpe. —No tanto José. Creo que ya capto un poco por dónde va lo de Jaime. La idea de las relaciones es difusa hasta que no nos metemos en el asunto. A medida que una relación avanza, deja poco a poco de ser una idea, y se vuelve una realidad.

Guillermo hace una corta pausa y continúa. —De hecho, mientras más larga y profunda es una relación, más concreta se vuelve.

—Me suena a que no existe un sistema rápido para formar líderes—, dice Sara.

José se ríe y aĖade, —Y a mí me suena a que tú ya estás llegando al punto, Sara.

—Ahora bien, Jaime, parece que ya entiendo un poco—, dice José. —Pero, tengo una pregunta. Tú nos habías dicho que es fácil, pero establecer relaciones no es fácil, ņcómo cuadras esto con lo que nos habías dicho de que el proceso de mentores es algo básicamente fácil?

—José, yo no dije que fuera fácil. Dije que era simple. Quiero decir simple en su idea básica. El proceso en sí no es fácil en absoluto, porque la gente es compleja con toda clase de problemas.

—ņNo hay atajos?— pregunta Sara.

—ŃOh, sí! Hay uno. El que muchos emplean en la preparación de líderes. Es fácil, más rápido y no representa peligro alguno para el ego de nadie. Manden a la gente a tomar una serie de cursos. Ya se mencionó antes.

—ŃO algo aún mejor!— dice Sara con sarcasmo. —ŃQue reciban cursos por correspondencia! 

José comenta, siguiendo la misma tónica: —Así ganan sus créditos y su título sin tener que interactuar con nadie. Tienen prueba de su preparación para el liderazgo, la enmarcan y la cuelgan en la pared.

Guillermo murmura algo no muy bajito para que todos escuchen, —Ah, José ya lo va captando. Los cursos, créditos y diplomas no son atajos. Son formas que permiten a ambas partes, el líder y el estudiante, evitar el proceso de relacionarse, porque toma tanto tiempo y es una amenaza a los egos. Este tipo de preparación puede ser bueno, pero deja algo fuera.

—ŃSí!— exclama Sara, —ŃLo que deja fuera es el Cristianismo!

Todos se ríen, Jaime pone las manos en la mesa, para llamar la atención del grupo. —Tal vez lo han exagerado un poco, pero casi es así. Quedan fuera el alma y corazón del cristianismo… Ńlas relaciones! ņY cómo queda un cuerpo sin alma ni corazón?

Todos, a una voz, contestan, —ŃMuerto!—

Otra vez, se les oye reír.

El concepto occidental

En el comentario final del grupo se expone un defecto fundamental de programas de preparación de líderes vigentes: Domina lo académico.

En catálogos de seminarios, los programas de preparación de líderes son descritos como una serie de «cursos». Los programas de correspondencia se basan también en la premisa de «!Tome estos cursos y estará listo para el liderazgo cristiano!»

ņCómo se desarrolló este procedimiento? La respuesta apunta a una diferencia entre dos tipos de cosmovisión.

Las culturas occidentales tienen a ser dualistas, percibiendo la realidad como dos esferas distintas, lo espiritual versus lo material. El pensamiento oriental es mas holístico, viendo la realidad como una unidad, lo espiritual y lo material inseparablemente mezclados.

Por este motivo, el panteísmo permea en las religiones orientales como el budismo y el hinduismo. El panteísmo sostiene que «todo es dios». Para ellos, esto no significa que Dios está en todas partes. Los panteístas asumen que un árbol, un animal o un ser humano, son literalmente partes de «dios».

Las películas de artes marciales reflejan el pensamiento holístico oriental. En estas películas, a menudo se describe un fuerte lazo entre el héroe y el mentor que lo entrena en tales artes.

En términos simples, un oriental afirma que el universo es uno solo. Un occidental lo mira como dos o más cosas. Además, el pensamiento occidental es humanista y se enfoca en la gloria del ser humano.

Este dualismo y humanismo se originan en la antigua Grecia. Alejandro Magno conquistó el mundo antiguo junto con el humanismo griego.

La filosofía griega asume que el conocimiento produce sabiduría y virtud. Los estóicos suponían que el estudio de la naturaleza les permitiría penetrar en el significado del universo y la fuerza que lo sostiene. Eso no resultó; fue un fracaso.

La Biblia sostiene que la sabiduría es esencialmente relacional… primero con Dios y luego con los demás. Adquirir conocimientos es parte de la sabiduría, pero no su principio. El intelecto es importante, pero no es lo esencial.

El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia. Proverbios 9:10

Alrededor del Siglo V, el cristianismo dominaba el mundo occidental. Al inicio de la Edad Media, los académicos se enamoraron de la cultura griega pre-cristiana. Se referían a la época griega, antes de las conquistas romanas, como la Edad Dorada. Las filosofías griegas les parecían tan profundas y verdaderas.

Estos académicos se preguntaban, ņQué sucedería si se pudiera fusionar lo mejor de la cultura griega con el cristianismo? ņNo serían así mejores cristianos? Se aseguraría el nacimiento de una nueva época dorada. Lo que los académicos de entonces no consideraron era las raíces humanistas y su énfasis en el intelecto humano.

Los académicos medievales inventaron el sistema universitario. Los requisitos para todos los estudiantes de universidades eran: Teología, acompaĖada de los clásicos griegos y latinos. Para graduarse de abogado o doctor, tomaban «cursos» que incluían estas materias.

ņY qué si un estudiante quería dedicarse a la obra de Dios? Asimismo, tomaba «cursos» y se graduaba de líder cristiano. ņFue exitoso tal sistema en producir algún nueva época de oro? ŃDe forma ninguna!

Las escuelas bíblicas y seminarios actuales a menudo realizan un trabajo reconocido en la preparación académica de líderes. Sin embargo, estas instituciones son un reflejo del sistema universitario en un esquema religioso con premisas filosóficas similares a las de la universidad medioevo. Sin darse cuenta, repiten el error filosófico de arriba, al revertir las prioridades entre lo relacional y lo académico.

El punto: La Biblia es un libro oriental. Su mensaje es holístico, sin distinción entre lo secular de lo religioso, o entre lo espiritual y lo material. Un sistema de preparación de líderes bíblico debe reflejar esta cosmovisión holística.

Tradición bíblica vs. Tradición en la preparación de líderes

Biblia: Relacional

Tradición: Académica

Biblia: Relación personal con un mentor

Tradición: La relación con los maestros no es esencial. Algunos profesores incluso no la recomiendan, para mantener «objetividad».

Biblia: La sabiduría se adquiere a través de una relación con Dios y los demás   

Tradición: La sabiduría se adquiere por medio del conocimiento, especialmente de filosofía

Biblia: Método de enseĖanza: Modelar.

Tradición: Método de enseĖanza: Una serie de cursos con profesores.

Biblia: Se aprende haciendo.

Tradición: Se aprende oyendo.

Biblia: La teoría y la práctica se las aprende simultáneamente, a través del ministerio.  

Tradición: La teoría precede a la práctica.

Biblia: Lo académico es importante, pero secundario. 

Tradición: Lo académico es la única parte esencial.

De este ensayo aprendemos

Š      La preparación de líderes es principalmente relacional, por medio de la labor de mentores.

Š      La labor de mentores es un proceso de discipulado que involucra la existencia de una relación entre el mentor y el estudiante.

Š      La labor del mentor es holística y trata de la persona en su totalidad.

Š      La labor del mentor es inseparable de lo académico.

Š      Los medios de esta labor son el modelar y enseĖar.

Š      El concepto occidental de preparación enfoca primordialmente en lo académico.

Š      La tradición occidental coloca la teoría antes de la práctica, a diferencia del procedimiento bíblico, donde ambas van simultáneas, por medio de la labor del mentor.

Š      Algunas instituciones afirman estar preparando líderes, cuando más correcto sería decir que imparten preparación académico.

Preguntas

1.    Describa la filosofía bíblica de la labor del mentor en la preparación de líderes.

2.   ņCuáles son dos herramientas para la labor del mentor y cómo se vinculan?

3.   ņCuáles son los tres principios de la labor de un mentor, descritos en este capítulo?

4.   ņCuáles son algunas de las diferencias fundamentales entre las premisas de un sistema bíblico de preparación de líderes y la tradición occidental?

 

A muchos de los que disfrutaron de este ensayo,
también les gustó nuestro libro
Liderazgo Cristiano

Otros ensayos y libros por los Smallings:
http://espanol.visionreal.info/