ņQue es Llamamiento Eficaz?

 

por

Roger L. Smalling, D.Min

 

 

...alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis

 cuál es la esperanza a que él os ha llamado. Ef.1:18.

 

 

Este ensayo es una muestra del libro por Dr. Smalling,
Si, Jesús

Disponible en forma electrónica y también imprenta.

 

Description: Macintosh HD:Users:rogersmalling:Desktop:sj.jpg

 

 

El hombre caído está muerto en el pecado, se encuentra a gusto en su condición y se resiste ante cualquier esfuerzo para cambiarlo. Su engaĖo es tan profundo que puede aún imaginarse que Dios está contento con él.

 

Al mismo tiempo, vimos la oferta universal de Dios de misericordia por  Sus mandatos para arrepentirnos. Cristo ordenó que el evangelio sea predicado a todas las naciones sin limitación de raza, estatus social o condición económica. Su bondadosa invitación aún permanece:

 

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” Mt.11:28.

 

También vimos la naturaleza soberana de la gracia. La fe salvadora es un producto de esta gracia. Un milagro sucede en una persona que se convierte. Esta lección trata el contenido de ese milagro, cómo funciona y en quiénes.

 

Para comenzar el estudio del milagro de la conversión, miremos Romanos 8:30:

 

Y a los que predestinó, a estos también llamó; y a los que llamó, a estos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó.

 

Cuando notamos la posición de la palabra “llamó,” las siguientes verdades se destacan:

 

1.   El “llamado” se basa en la predestinación. Es diferente del llamado general al arrepentimiento puesto que este llamado es para los predestinados, no para todos.

 

2.   Este “llamado” invariablemente resulta en justificación, la que a su vez nos lleva al cielo, “glorificados.”

3.   Este llamado es irresistible y eficaz. De otra manera, solamente algunos de los justificados serían glorificados.

 

4.   La fe está incluida en este llamado porque la fe es necesaria para la justificación.

 

5.   Este llamado está involucrado con una transformación interna del pecador, que hace la fe posible.

 

6.   Dios solo es la causa. “...Él predestinó...Él llamó...Él justificó...Él glorificó.”

 

7.   Este llamado es una gracia especial de Dios, diferente de Su benevolencia general hacia la humanidad como un todo.

 

Podemos definir este llamado como un acto soberano de Dios por el cual Él salva a los elegidos.

 

Para identificar esta doctrina, los teólogos usan diferentes nombres: Gracia Irresistible, Gracia Especial, o muy a menudo, Llamado Eficaz.[1] 

 

Por motivo de brevedad, en esta lección usaremos el término “llamado“, puesto que este es el más comúnmente usado en el Nuevo Testamento para describir la idea.

 

No obstante, algunas veces se usa una palabra diferente. El apóstol Juan usaba la palabra “atraer” para expresar el mismo concepto en Juan 6:44,65.

 

Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. (65) Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.

 

De estos versículos deducimos

1.   Nadie puede generar fe salvadora fuera de su voluntad autónoma. (Venir a Cristo significa creer en Él).

 

2.   El Padre produce fe salvadora por medio de un acto llamado “atraer.” Esta atracción es llamada un “regalo” en el verso 65. Por tanto, no es una recompensa por algo que el hombre realiza.

 

 

3.   El resultado infalible de esta atracción es la salvación. Esto es claro de la frase “...Yo le resucitaré en el día postrero.”[2]

 

4.   Nadie puede resistir con éxito esta atracción porque todos los que así son atraídos serán salvos.

 

5.   Conclusión: Esta “atracción” es una obra soberana de Dios y resulta en una salvación infalible.

 

ņSignifica esto que Dios obliga a la gente en contra de su voluntad?

No. El Espíritu Santo cambia la naturaleza interna del pecador iluminando su mente, de tal forma que el pecador percibe el pecado como algo horrible, y a Cristo como algo tan deseable que nada podría impedir que esa persona venga libre y voluntariamente a Él. De ninguna manera es esto una imposición en la voluntad del hombre o una violación de su libertad.

 

Una Distinción Clave: El llamado universal versus el llamado eficaz

Cristo ordenó que el evangelio sea predicado a todas las naciones, Mt.28:19. Los apóstoles predicaron a judíos y gentiles por igual. Pablo fue por todas partes “testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro SeĖor Jesucristo.” Es claro del Nuevo Testamento que el evangelio es para todos. Entonces, ņcómo podemos encajar esto con los textos que nos hablan de la obra salvadora de Dios para algunos solamente?

 

Muchos suponen que la diferencia se debe a que algunos decidieron creer mientras que otros no. Puesto que la fe salvadora en sí misma es una obra de gracia, esta suposición involucraría un razonamiento circular.

 

En la lección sobre la gracia, vimos la oferta divina de misericordia para todos. Los teólogos llaman a esta oferta el llamado “universal” o “externo” porque todos escuchan el mismo mensaje. La oferta de misericordia es válida para todos y cada uno es responsable por la forma como responde.

 

(En la lección 3 vimos que los pecadores son responsables de sus acciones, ya sean capases o no).

 

En algunos, Dios obra de tal forma que el mensaje penetra más allá de los oídos, y lo usa para salvarlos. Así, nosotros tenemos dos “llamados” en un solo mensaje: Un llamado a todos y un llamado a algunos. Los teólogos distinguen estas dos operaciones con los nombres de Llamado Universal vs. Llamado eficaz, Gracia General vs. Gracia Especial o Llamado Externo vs. Llamado Interno.

 

El llamado está asociado con la elección y la predestinación

Un estudio del término “llamado” a través de todo el Nuevo Testamento revela una asociación cercana entre la elección y la predestinación. Otro versículo sobre este punto es:

 

...para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama. Ro. 9:11.

 

 Pablo, hablando acerca de Jacob y Esaú, muestra la lo irresisstible de este llamado asociándolo con el propósito divino en la elección.

 

En Lección Dos, vimos la diferencia entre la voluntad de Dios de propósitos versus la voluntad de Dios de mandamientos. También vimos como Dios obra por “medios” para establecer Sus propósitos. La conexión entre el llamado y la elección ilustra la interacción entre la soberanía y los medios. El propósito de Dios en la eternidad fue salvar a Sus elegidos. Él hace esto a través de una acción divina que la Biblia denomina, “llamado.”

 

La doctrina de la Gracia Irresistible o Llamado eficaz pertenece más bien a la categoría de los decretos soberanos inmutables de Dios, que a Su voluntad de mandamientos.

 

Curiosamente, con respecto al Llamado Universal, lo inverso es verdad. Dios permite que los no elegidos resistan Su oferta de misericordia si ellos así lo quieren y ellos siempre lo quieren así.

 

Pablo conecta los propósitos eternos de Dios con la gracia y el llamado en 2Ti.1:9:

 

...quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.

 

Uno de los pasajes más claros sobre la relación entre la elección y el llamado eficaz está en 1Co.1:22-29. (El texto es muy largo para escribirlo, así que el estudiante deberá leerlo en la Biblia).

 

Este texto menciona 3 clases de personas: los judíos, los gentiles y un tercer grupo, los judíos y los griegos juntos, denominado “los llamados.”[3]

 

El primer grupo, los judíos, rechazan a Cristo porque quieren comprobar el evangelio con milagros. La Palabra de Dios no es suficiente para ellos. El segundo grupo, los griegos, rechazan a Cristo porque Él no encaja en sus sistemas filosóficos. La sabiduría de Dios les basta para ellos.

 

Porque los judíos piden seĖales, y los griegos buscan sabiduría. v.22.

 

El tercer grupo está formado por individuos sacados de los dos grupos anteriores a pesar de su rechazo inicial de Cristo. Estos son a quienes Dios ha “llamado” porque Él los escogió.

 

Pues, mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte”1 Co. 1:26-27. [4]  

 

Pablo predicó a ambos grupos. Cada uno respondió de acuerdo a sus preferencias culturales y percepciones pecaminosas. Esto es el “llamado universal.” Los que respondieron, lo hicieron así porque ellos fueron escogidos para eso. Dios ignoró sus preferencias y percepciones y los atrajo de todas formas. Este es el “llamado eficaz.”

 

El llamado es irrevocable

Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios. Ro. 11:28-29.

 

Cuando Pablo usa el término “irrevocable” en el verso 29, también coloca al llamado eficaz en la categoría de los propósitos inmutables. Por tanto, este llamado depende de la voluntad soberana de Dios y no de la capacidad del hombre para responder.  

 

La vida eterna es para los llamados solamente

Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. He. 9:15.

 

Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el SeĖor nuestro Dios llamare. Hch. 2:39.

 

    (Otros textos son: 1 Ti. 6:12; 2 Tés. 2:13-14; Ap.19:9)

 

La interconexión complicada entre el llamado eficaz, el sacrificio de

Cristo, su oficio sacerdotal y las promesas del pacto valen el esfuerzo a estudiarla en detalle. Esta interconexión demuestra tanto la naturaleza limitada del llamado como su eficacia.

 

El llamado eficaz garantiza nuestra santificación y preservación

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro SeĖor Jesucristo. 24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” 1Ts. 5:23. Vea también Judas 1:1; 1 Co.1:8,9

 

La santificación es no solamente la voluntad de Dios por nosotros, es su promesa. La misma gracia que nos santifica, también nos preserva. El plan divino está basada enteramente el la fidelidad de Dios mas bien que la fidelidad nuestra. La fidelidad de Dios a sus promesas páctales garantiza nuestra perseverancia.

 

El llamado eficaz es también un llamado a la santidad

sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir. 1Pe.1:15

 

La santidad divina es la característica de Dios mas frecuentemente mencionada en las escrituras. Una llamada para venir a Él incluye, por lo tanto, una llamada a la santidad.

 

Resumen

La gracia irresistible, llamada por los teólogos el Llamado Eficaz, es una obra soberana de Dios. Él atrae al elegido a Si mismo por medio de la Palabra. El Espíritu Santo lo cambia internamente, capacitándolo para percibir su necesidad de Cristo y le concede la capacidad de creer en Cristo para ser salvo. Dios no viola su libertad o voluntad, sino que obra de tal forma que la persona viene voluntariamente y libremente.

 

En esta lección hemos aprendido lo siguiente

1.   Dios usa el mismo mensaje del evangelio tanto en el llamado universal como en el eficaz. El primero es una oferta genuina de misericordia para toda la humanidad. El segundo es una obra especial de gracia.

2.   El llamado eficaz se basa en la elección y en la predestinación.

 

3.   El llamado es irrevocable. Esto significa que es parte de la voluntad de propósitos eterna de Dios, la que no puede ser frustrada por la voluntad humana.

 

4.   Nuestra santificación y preservación están basadas en el llamado.

 

5.   Este llamado es también un llamado a la santidad.

 

Conclusiones

La humanidad, caída en el atolladero del orgullo, está comprometida con la idea de su autonomía e importancia. A su vez, esto genera la suposición de que el hombre tiene un derecho inherente a gobernarse a sí mismo y a su medio ambiente.

 

El hombre caído admite que necesita a Dios. Sin embargo, para él, esto significa que ocasionalmente necesita asistencia divina que lo ayude a mantener el control. El pensamiento de que el hombre no fue creado para tener el control en primer lugar, parece escapar de su atención.

 

Puesto que el hombre queda con un instinto religioso, inventa religiones que se ajusten a su gusto. Él decide lo que contribuye para agradar a sus dioses. Incluso en cuestiones religiosas, el hombre declara que él está al control. Nunca se le ocurre que su religión es nada más que otra declaración pecaminosa de autonomía, y que al hacer esto, está en efecto adorándose a sí mismo.

 

El hombre se considera a sí mismo en el centro del escenario de una obra cuyo tema es la gloria de él mismo. La Biblia presenta un cuadro radicalmente diferente. Nosotros existimos "para la gloria de Su gracia." El mundo puede parecer un escenario de drama, pero el hombre no es el personaje central ni el tema de la drama es acerca de él. El tema de la drama es la gloria de Dios.

 

Las buenas nuevas del evangelio parecen malas noticias al principio. Cuando una persona aprende que es pecadora y que debe arrepentirse, parece como si hubiera sido invitada a una especie de suicidio. Abandonar la autonomía es una auto-negación, algo totalmente no natural para el pecador y que provoca una resistencia inmediata. Solamente la gracia puede superar esto.

 

Cuando una persona es convertida, se confronta a una serie de paradojas. La libertad significa dependencia en el SeĖor. Vivir significa morir a uno mismo. Trabajar significa descansar en la gracia. Las prioridades cambian: La gloria de Dios primero, luego el beneficio de otros y al final, uno mismo.

 

Efectos de las doctrinas de la gracia en el creyente

En los eventos de la vida

Entender la soberanía de Dios elimina a la casualidad como una explicación de la condición del mundo. Nada es accidental. Aunque el mundo parece caótico, el cristiano sabe que está bajo el control de Dios. Esto le da confianza para su vida en general.

 

Evangelismo

En el evangelismo, el creyente no necesita preocuparse de que alguien se pierda simplemente porque él no testificó correctamente. Dios puede usar aun una simple palabra, hablada pobremente, para traer a una persona a Sí mismo. Si una persona se salva por medio de nuestro ministerio, nosotros no aceptamos el crédito. Si una persona se pierde, no llevamos la culpa.

 

Esto libera al creyente para evangelizar confiadamente. Sabemos que no podemos fracasar porque la palabra de Dios siempre cumplirá Su propósito, aunque solamente Dios conoce cuál es.

 

El crecimiento espiritual

Dios promete completar nuestra santificación. Es más, Él hace esto por los medios que nos ha dado para que apliquemos: la Palabra, la oración y los ministerios de la iglesia. Sin esta promesa, no tendríamos la certeza de que estos medios serían exitosos. Con esta promesa, sabemos que no podemos fracasar.

 

Una perspectiva global de las Escrituras

Las Doctrinas de la Gracia resuelven supuestas dilemas de la Escritura. Vemos cómo el hombre, aunque enteramente esclavizado al pecado, es todavía responsable por sus acciones. Por la gracia, vemos cómo es posible ser a aceptos por un Dios santo, aunque imperfectos.

 

Comprender el evangelio de la gracia le da al creyente la percepción que Dios tiene del mundo, la única real. Esto permite al cristiano encarar la realidad con una nueva confianza. En este sentido, podemos decir que los cristianos que perciben el mundo por medio de la revelación de Dios como soberano, son los únicos realistas en el mundo.

 

Otras obras por Dr. Smalling se ven a

www.smallings.com/spanish/spanindex.html


 

 

NOTAS FINALES

 

 



[1]. Aquí la palabra “irresistible” significa “no resistido con éxito.” Todos nosotros intentamos resistirnos ante la venida de Cristo, y simplemente no tenemos éxito, Ńgracias a Dios!

[2]. Aun cuando la Biblia enseĖa que Dios resucitará toda la humanidad, esto no es una promesa desde el punto de vista de los pecadores. Para ellos, es una amenaza. En el contexto, Jesús claramente usa la idea de la resurrección como un sinónimo para “salvo.”

[3]. Con frecuencia Pablo usa la palabra “griegos” como sinónimo de gentiles en general.

[4]. Es interesante que en el griego original, la palabra para “llamado” y la palabra para “escogido” suenan similares. Es fácil ver cómo Pablo asoció los dos conceptos. (La etimología de estas palabras parece ser distinta, no obstante).